Utthita Hasta Padangusthasana: Postura para el equilibrio

In: Asanas

On: 3 marzo, 2018

Postura para el equilibrio: Utthita Hasta Padangusthasana

Significado: Utthita =extendida , Hasta =mano, Pada = pie, Hangusta = dedo gordo), “Postura extendida de la mano hasta el dedo gordo del pie” y también es conocida como la postura del canguro extendido.

Esta postura de equilibrio nos ayuda a tomar conciencia de nuestro cuerpo, sintiendo la gravedad que nuestro peso ejerce sobre la Tierra y desarrollando el sentido del equilibrio y de los movimientos originados en el centro del cuerpo.

“Respirar llenando los pulmones, a fin de relajar la mente”


 

Beneficios:

  • Fortalece piernas y muslos.
  • Aumenta la movilidad.
  • Mejora la apertura de cadera y trabaja sobre la fuerza de la musculatura de la pierna y sobre la zona abdominal.
  • Aporta estabilidad y serenidad.
  • Reduce la grasa en los glúteos, muslos y en la parte baja del vientre.
  • Es especialmente útil para las personas que trabajan de pie. Esta postura aumenta la circulación sanguínea en las extremidades inferiores y en el área pélvica.
  • Alivia  dolores de espalda, ciática y dolores menstruales.

Contraindicaciones:

  • No es recomendable practicar esta postura si tienes lesiones o problemas de columna crónicos o lesiones de tobillos.
  • Evitar si existe presión alta o dolores de cabeza.

 

La Asana paso a paso:

  1. Dedica unos instantes a conectar con tu respiración y a entrar en ese espacio interior de calma y serenidad.
  2. Inspira, coloca la mano izquierda en la cintura y levanta la pierna derecha. Agarra bien el dedo gordo del pie derecho con los dedos índice, corazón y pulgar de la mano derecha. Levanta la pierna hasta donde puedas (cuando nuestra flexibilidad esté desarrollada, será hasta la altura de los ojos). Manteniendo firmemente sujeto el dedo del pie rodeándolo con los dedos, quédate de pie con el izquierdo firmemente asentado en el suelo. Endereza las piernas y aplica los bhandas para mantener el equilibrio. Abre el pecho y alarga la columna vertebral. Mira al dedo gordo del pie. Esta postura es muy intensa así que estate atento a posibles calambres y si lo necesitas realiza una variante.
  3. Espira, y poco a poco estira el cuerpo hacia delante sobre la pierna derecha, lleva el mentón a la espinilla mientras miras el dedo gordo del pie. Aplica mula-bhanda para dar apoyo a las dos caderas y mantén un contacto firme entre la pierna izquierda y el suelo. Intenta mantener la postura durante 5 respiraciones.
  4. Inspira, sube la espalda y vuelve a la misma posición que en el primer vinyasa, con la mirada dirigida al dedo gordo del pie.
  5. Espira y gira la pierna izquierda a 90 grados y vuelve la cabeza para que mire hacia el lado izquierdo, con el mentón sobre el hombro izquierdo. Mantén las caderas equilibradas. Abre el pecho y estira las piernas y el brazo izquierdo hacia el costado. Haz firme presión con el pie izquierdo contra el suelo y aplica los bhandas para ayudarte a mantener el equilibrio
  6. Vuelve a la postura inicial a través de los vinyasas anteriores, deshaciendolo en sentido imverso.
  7. Repite la asana o postura con la otra pierna.

Variantes para principiantes:

  1. Dedica unos instantes a conectar con tu respiración y a entrar en ese espacio interior de calma y serenidad.
  2. Inspira, coloca la mano izquierda en la cintura y levanta la pierna derecha. Agarra tu rodilla y mantenla pegada a tu cuerpo, realiza 5 respiraciones.
  3. Inspira y al exhalar lleva tu rodilla derecha a un giro de 90 grados y vuelve la cabeza y mira hacia el lado izquierdo, con el mentón sobre el lado izquierdo. Mantén las caderas equilibradas. Abre el pecho y haz firme presión con el pie izquierdo contra el suelo y aplica los bhandas para ayudarte a mantener el equilibrio.
  4. Vuelve a la postura inicial a través de los vinyasas hasta volver a la inicial.
  5. Repite la asana o postura con la otra pierna.

 

Espero disfrutes de esta asana que desde luego te aportará múltiples beneficios, desde mi experiencia… respira!!! llena bien los pulmones, de tal manera que tu mente se irá relajando poco a poco y conseguirás un mayor foco para disfrutar de esta postura.

 

Namasté,

0 comments

Leave A Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *